Project Description

Paraíso de la pasta y la pizza. Cuna del arte, Italia gusta. Será su arquitectura, su sabrosa gastronomía o su costa color turquesa la que invade todos los sentidos. Pero lo que enamora de Italia es ese espíritu ‘Dolce Vita’, la alegría que recorre las calles como lava ardiendo, la misma que sepultó la antigua ciudad de Pompeya. Desde las curvas de la Costa Amalfitana con su aroma especial a limón pasando por sus museos y palacios imponentes, Italia es una obra de arte en sí misma.


Día 1

España / Nápoles

Vuelo de línea regular a Nápoles. Llegada y recogida del vehículo de alquiler en el aeropuerto.
Este primer día, recomendamos realizar una visita de Nápoles. La ciudad es la tercera más grande de Italia y su centro histórico está declarado Patrimonio de la Humanidad. Fue fundada por los antiguos griegos en el s. V a.C. y ha sido conquistada por los romanos, normandos, bávaros, virreyes españoles, Borbones y hasta los estadounidenses durante la II Guerra Mundial.
Como resultado, Nápoles es una embriagadora mezcla de arquitectura ecléctica y monumental, una ciudad llena de folclore y con la mejor pizza de la tierra.
Alojamiento.

Día 2

Nápoles

Tras el desayuno, una buena opción para continuar la ruta por Nápoles será conocer la capital de Campania, con el Duomo, que contiene las reliquias de San Genaro.
No se puede dejar de visitar el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles, que alberga los tesoros de las ciudades sepultadas por el Vesubio y la Basílica de San Francisco de Paola, siendo la iglesia neoclásica más importante de Italia y que recuerda, por su forma circular, al Panteón de Roma.
Alojamiento.

Día 3

Nápoles / Pompeya / Herculano / Nápoles

Por la mañana, el viajero puede dedicar el día a conocer Pompeya, la antigua ciudad romana que quedó inmóvil en el tiempo y sepultada tras la violenta erupción del Vesubio un 24 de agosto del año 79.
Pasear y revivir su historia por sus diversas calles y vías romanas, contemplar el Forum, los baños, el mercado Eumachia, la Basílica, el burdel de la ciudad, el Gran Teatro de 5000 plazas, L ‘Odeón, el pórtico, las villas, la domus o las tiendas de los ricos patricios romanos.
Alojamiento.

Día 4

Nápoles / Positano / Amalfi / Ravello / Sorrento

Desayuno y salida hacia la costa de Amalfi, uno de los panoramas más bellos del mundo, que guarda en cada curva un paisaje impresionante donde poder realizar inolvidables fotos para el recuerdo.
Positano será la primera parada. Perla de la Costa de Amalfi, lleva años fascinando a turistas, artistas y escritores con su atmósfera mágica, sus estrechas y sinuosas callejuelas, el mar y las playas, e incluso tiendas donde poder encontrar desde cerámica a prendas exclusivas de alta costura, únicas en el mundo.
Tras la visita a Positano y antes de llegar a Amalfi, se encuentra Praiano, un pueblo famoso por su pesebre, y Conca dei Marini, con la espectacular Gruta de la Esmeralda.
Unos minutos más y llegaremos a Amalfi, una de las repúblicas marítimas más antiguas y poderosas. En la plaza se encuentra la hermosa catedral dedicada a su patrón, San Andrés.
El itinerario termina en Ravello, con una visita a la Villa Rufolo, que data del s. XII, e inspiró a Wagner en la composición de su obra maestra Parsifal. Hoy en día, la villa es el hogar de muchos conciertos.
Por último, no podrá faltar la impresionante vista desde la bella Villa Cimbrone, con el Golfo de Salerno como telón de fondo.
Regreso a Sorrento.
Alojamiento.

Día 5

Sorrento / Salerno / Paestum / Sorrento

Desayuno y salida hacia Salerno, que durante la Edad Media fue conocida como la capital de la Medicina. Lo que realmente impresiona de esta ciudad será el encuentro con la Catedral de San Mateo, iglesia románica del s. XI y centro histórico de la misma.
Al este de Salerno, después de pasar por Pontecagnano, Battipaglia y Éboli, se encuentra Paestum, fundada a finales del s.VII a.C. por los griegos y originalmente conocida como Poseidonia. Es uno de los sitios arqueológicos más importantes de Italia, donde poder observar algunas de las ruinas griegas mejor conservadas, como el Templo de Poseidón (Neptuno) y la basílica del s. VI.
En el museo se puede ver la tumba del Nadador, un magnífico ejemplo de la pintura griega.
Regreso a Sorrento.
Alojamiento.

Día 6

Sorrento / Nápoles / España

Este último día nos espera Sorrento. Costa abrupta formada por una sucesión de acantilados que se precipitan en el mar y terrazas naturales escalonadas salpicadas de naranjos, vides, olivos y limones, que desprenden un embriagador perfume que permanecerá en nuestro recuerdo.
Salida hacia el aeropuerto de Nápoles.
Devolución del vehículo de alquiler y regreso a España en vuelo de línea regular. Llegada.

 

+Información